«Fede quiere ser pirata», de Pablo Aranda. Cómo sacar una gran historia de una idea simple.

"Fede quiere ser pirata", de Pablo Aranda. Cómo sacar una gran historia de una idea simple.

Quiero empezar a llenar mi libro de cocina con alguna buena receta en literatura infantil y juvenil. Y que mejor manera de estrenarme que comentar una gran historia, que ganó en II Premio de Literatura Infantil y Juvenil de Málaga, 2011: Fede quiere ser pirata de Pablo Aranda, con ilustraciones de Esther Gómez Madrid. (Editorial Anaya) A ver si adivinamos de qué trata la historia. Correcto, de un niño que se llama Fede y que quiere ser pirata. Una idea simple, básica, recurrente, que seguro se nos ha pasado a todos los escritores o pseudoescriores alguna vez por la cabeza. Entonces, ¿cómo se lo ha montado el señor Pablo Aranda para hacer de ésta una gran historia? Veámoslo.


Lo primero, el código de razonamiento que utiliza en su discurso es una réplica perfecta del que usan los niños. Por eso gusta a niños y sorprende a mayores. Ya con la primera frase nos deja planchados a los adultos y genera una sonrisa en los pequeños: «Fede tiene un tatuaje en el brazo. Es una rana. Fede no es na rana, el tatuaje es una rana». Esta frase parece salida del imaginario de cualquier mente infantil, lo que aporta un valor inigualable al texto. De ejemplos como este está plagada la historia.

Más cosas. Fede quiere ser pirata, como muchos niños. Pero ¿qué hace que Fede sea diferente? Que él tiene tantas ganas de ser pirata, pero taaaaaaantas, que sería capaz de cortarse una pierna para ser un pirata. ¿Se puede saber qué pretendes? (…) Cortarme una pierna (…) como los piratas. Así de claro contestó Fede a su madre, cuando le cazó sierra en mano, dispuesto a convertirse en pirata. Una escena que a mí me puso los pelos de punta, porque como adulta, al leer cómo Fede abría la caja de herramientas, cogía la sierra y la acercaba a la pierna, pensaba… ¡Ay madre, que se va a hacer una desgracia! Pero en la mente de un niño no existe el peligro, no existe el miedo a la sangre, al dolor, sólo hay un objetivo: convertirse en pirata.

Añadiría también un recurso que me ha gustado especialmente. En esta historia no hay malos, no hay hechizos, no hay brujas, no hay enemigos ni amenazas. La relación de Fede con sus padres en buena, con su hermana se lleva regular, pero dentro de la normalidad de una relación fraternal. Es un gran ejemplo de cómo un conflicto interno puede generar una bonita historia de solidaridad.

No cuento más, que si no desvelo demasiado de la historia de Fede.

Mucho que aprender de esta obra ¿no?

Leave a Reply

Acepto la Política de privacidad

*

  • Responsable: Sopa de Sapo S. Coop Pequeña.
  • Finalidad: Moderar los comentarios de los usuarios.
  • Legitimación: Consentimiento de los usuarios.
  • Destinatarios: Estos datos no se comunicarán a ninguna persona ni organización.
  • Derechos: El usuario tiene derecho a acceder, rectificar o borrar sus datos.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite el borrado por parte del usuario.
  • Información adicional: Puedes consultar información adicional sobre Protección de Datos en el siguiente enlace: www.sopadesapo.com/politica-privacidad/
  • Sapo y... ¡sus múltiples estados de ánimo!
  • Nuestras recomendaciones más especiales
  • ¡Sapo siempre os acogerá con los brazos abiertos!

¡Ven a vernos!

HORARIO AGOSTO

Lunes a Viernes:
11:00 - 14:00 y 17:00-20:00
Sábados de agosto:
CERRADO

Plaza Indautxu
C/ Aretxabaleta, 6
48010 - Bilbao

hola@sopadesapo.com94 405 47 58